Entradas populares

viernes, 25 de noviembre de 2016

ESTUDIOS DE ASTROLOGÍA II





LA LUNA - PRINCIPIO DE LA MATERNIDAD
En el estudio de la posición en los signos y los aspectos de la Luna en un
horóscopo, nosotros tratamos con uno de los fundamentos de la expresión de la
vida: La base de la polaridad femenina. La Luna es una de las piedras angulares de
un mapa; ella es la raíz de la cual brotan todas las otras variaciones de las fases
pasivas, receptivas y emocionales de la personalidad. La significación más
completa de la vibración Lunar puede ser comprendida sólo cuando se sobren
tiende que todo ser humano contiene dentro de sí mismo, las esencias de ambas
polaridades; todo mapa tiene al Sol-Marte así como a la Luna-Venus, en alguno
que otro patrón.
El sexo físico, en el mundo de las formas, es un énfasis especializado de una de
las dos polaridades para los propósitos de la perpetuación. Pero, en los planos
internos de impresiones, sentimientos, memorias kármicas y patrones raciales
subconscientes, la influencia de la Luna predomina. La realización de los procesos
evolutivos se lleva a cabo en los aspectos físicos de ambas polaridades, por lo
general alternativamente, y como el sexo físico está acompañado de una
especialización de experiencia, todos deben conocer tanto la vida del varón como la
de la hembra. Esta “especialización” no sólo es de expresión, sino,
automáticamente de karma; por lo tanto ciertas lecciones sólo pueden aprenderse
por medio de la encarnación como mujer. Con respecto a esto, gran parte del karma
de los varones se puede trazar, por causa y efecto, a Irrealiza-ciones y mala
dirección de los impulsos femeninos en vidas pasadas, y la Luna, en horóscopos de
varones, es la llave para estos patrones kármicos. El karma que un hombre
experimenta a través de las mujeres es meramente la objetivación de su propia
polaridad femenina no regenerada; él se está manifestando como varón, pero por
reflexión a través de sus contactos e intercambios con “las mujeres de su vida”,
estos trastornos internos se manifiestan.
Marte, dinámico y vivificante, es la función fertilizadora, la esencia del sexo
masculino; la Luna es aquello que recibe esta vigorización y nutre la semilla
durmiente dándole forma. Por lo tanto, la Luna es el eslabón entre el Ego y la raza
de la familia.
Ella es el medio a través del cual el hombre, como varón, se proyecta en las
corrientes de vida. De esa manera, la Luna se ve como el Principio de la
Maternidad, y, en astrología mundana u objetiva, esto es de significación
fundamental. Por medio de la experiencia como madre, la humanidad recibe
lecciones que no son inferiores a ninguna otra en esfera, profundidad e importancia.
Es como madre que las potencialidades del egoísmo de Marte, su egotismo, su
dominación y destructividad, reciben sus primeras transmutaciones alquímicas a
través de la iniciación del sacrificio propio exigido por las funciones de la
maternidad.
Se ha dicho mucho, desde épocas pasadas, sobre la santidad de la maternidad;
cuán pocas personas comprenden que el instinto que mueve a la mujer primitiva,
semejante al animal, a prestar su cuerpo al dolor para que la corriente de vida pueda
perpetuarse, es, en el microcosmo, el mismo impulso por el cual un Maestro, a
través de formas de transmutación y alquimia altamente desarrollados, “nutre” la
vida espiritual de la raza. La mujer primitiva responde instintivamente a los
impulsos de la sangre y del deseo: el Maestro realiza sus aspiraciones trascendentes
en el amor impersonal. El principio de la maternidad se expresa cuando está
implicada la alimentación de la vida de otro - u otros. astrológicamente.
Por supuesto, la mujer en el ejemplo mencionado es Luna-Marte: el Maestro.
corno expresión de la Luz espiritual, sintetiza el espectro planetario. En su caso, la
Luna está expresada cósmicamente como Neptuno y Marte está expresado corno
Urano.
Podría preguntarse, ¿cómo puede cada niño de una familia grande tener la Luna
en un signo diferente, cuando todos tienen la misma madre? Debido a que la
cualidad de la experiencia implicada en la maternidad y los cambios de
“capacidad”, de niveles psicológicos y emocionales y de circunstancias domésticas
que pueden ocurrir durante los años de fruición, una mujer no es exactamente la
misma persona al nacimiento de su sexto hijo como ella era cuando tenia uno solo.
Cada niño en un grupo de familia, tiene un patrón individual y su Luna indica un
“cuadro de madre” individual. De aquí, que aunque la madre es la misma persona,
ella es “vista” diferentemente por cada niño de acuerdo con su conciencia o
subconsciencia. y - esto es muy importante- ella puede tener una clase diferente de
nexo kármico con cada hijo alguna expresión de atracción o repulsión básicas. De
ese modo, la Luna de cada niño indica un patrón diferente de reacciones y
sentimientos en su relación con la madre.
El signo de la posición de la Luna en el mapa de una niña -una madre potencialindica,
básicamente, qué clase de madre ella será o puede ser; los aspectos de la
Luna describen sus experiencias básicas de maternidad. En el horóscopo de un
niño, por reflejo, la Luna describe la tendencia general de sus experiencias
domésticas y la esencia de sus actitudes hacia las mujeres en general. Con respecto
a esto hay un punto importante que debe tomarse en cuenta: Debido a la transición
de la madre de una familia el padre puede verse obligado a tomar su lugar en la
vida de sus hijos; su Luna es indicativa de su habilidad para cumplir esta
responsabilidad. En otras palabras él, entonces tiene que ser tanto madre como
padre y no sólo su Sol-Marte sino su Luna también reciben expresión directa. Lo
contrario también es cierto: El Sol-Marte de una mujer indica su habilidad para
ejercer el poder y la iniciativa de ganarse la vida para su familia si el padre muere.
Ambos patrones de polaridad son por lo tanto sintetizados por medio de la
vibración de Urano para la trascendencia de las responsabilidades de relación y el
karma de familia.
La Luna como factor mental: La Luna simboliza los procesos de la mente
subconsciente “mente del sentimiento”, no del pensamiento impersonal
desprendido. Ella es opinión, basada en patrones de familia o raciales que pueden o
no, tener gran relación con la realidad.
En otras palabras, ella es “pensamiento motivado por respuesta de sentimiento”.
Aqui la Luna se ve como “punto de vista personal” que de seguro se hará evidente
cuando una persona discute sobre cualquier cosa – o persona mientras está en un
estado de perturbación emocional. Como factor básico de la triada mental - la Luna,
Mercurio y Neptuno- la Luna encuentra su regeneración por medio de los procesos
de disciplina y control emocionales y el desarrollo del desapego personal.
Nosotros estamos relacionados a personas y cosas solamente de acuerdo con la
intensidad y la clase de sentimientos que tengamos para ellas.
Son nuestros sentimientos los que contribuyen a la realidad en cuanto concierne a
la referencia personal. Las “cosas se ven” a través de Mercurio - como ellas son en
sí mismas, sólo cuando el sentimiento ha sido eliminado, el prejuicio suprimido, las
influencias de los padres y la familia trascendidas, y el equilibrio interno
desarrollado.
De este modo, Mercurio dice: “Este sombrero es azul”. Un hecho impersonal. La
Luna puede decir: “Yo creo que este sombrero es bello” - su color es exactamente
como los ojos de mi bebé, Sentimiento personal. Estos son, por supuesto, ejemplos
triviales, pero sirven para indicar como pueden influir los sentimientos personales
en nuestras interpretaciones de los hechos.
El truco de la Luna para perturbar nuestras percepciones, por el sentimiento,
puede manifestarse en mayores formas para producir resultados trágicos. A una
mujer joven su novio la deja plantada; ella reacciona emocionalmente, con
resentimiento intenso y sufre por años bajo la convicción (subconsciente) que
“todos los hombres son tramposos y embusteros”. (Podemos ver claramente, su
cara tensa y oír sus palabras chillonas). Ella no está pensando con su inteligencia,
sino con su sentimiento de decepción, con su orgullo ultrajado y su soledad. Un
hombre sufre crueldad o injusticia de manos de otro hombre de diferente raza o
nacionalidad. El reacciona con una amargura que se transmite a sus hijos. Uno de
éstos recibe esta impresión desdichada y porque una persona le produjo a su padre
un “mal rato”, el hijo, queda desde entonces prejuiciado contra las personas de esa
nacionalidad y siente un poderoso impulso de condenarlas a todas a la perdición.
En este ejemplo, se revela una debilidad en el modo de ser del hijo. Él no estaba
usando su propia capacidad de pensar, sino que se expuso por completo a los
impulsos negativos de las emociones perturbadas de su padre. Y hasta tanto él no
fortalezca su poder de discernir y de pensar -conscientemente- él se estará haciendo
víctima continuamente en sus actitudes sobre esa nacionalidad particular, a través
de sus sentimientos irrefrenados.
Esta retención de patrones subconscientes, indica en mayor escala, a través del
sentimiento, aquello conocido como “memoria” de la raza, y en esta relación la
Luna, como “madre”, representa la identificación del individuo con su nacionalidad
o raza. Marte nos impulsa a pelear por nuestro país, pero a través de la Luna
nosotros amamos nuestra patria como un niño ama a su madre. El simbolismo es
puesto en paralelo exactamente. Mientras la conciencia de raza tenga relación con
los patrones subconscientes de un individuo, él está en la misma clase de esclavitud
a su “sentimiento nacionalista”, como un niño está “bajo la dependencia de su
madre”, cuando él ve en la seguridad protectora del amor de ella, el todo-ser y
finalidad de su vida.
Estos estados mentales, son en esencia idénticos: uno es infantilismo con respecto
a un individuo, el otro es infantilismo con respecto a un patrón de raza, Cuando hay
madurez emocional, todas las madres son Madre, las personas de cualquier
nacionalidad son Hermano y Hermana, y cualquiera o todas las naciones pueden ser
la Patria.
Sin embargo, en la escala de las cosas, cada patrón racial provee una “matriz
nutridora” -u hogar- para un propósito específico y evolutivo. Cada uno es “bueno
en su propio tiempo y para su propio propósito” así como cada madre es “la madre
apropiada para cada niño”.
Debido a que la Luna, como un factor mental, atañe a la interpretación del
horóscopo para un punto de vista psicológico o psiquiátrico y por lo tanto no se
puede tratar en detalle aquí, nosotros ofrecemos algunos puntos de interpretación
básicos de la Luna, como Maternidad, en combinación con los otros planetas.
El grado o intensidad de capacidad maternal está indicado por el signo de
localización de la Luna, los “patrones de experiencia”, por los aspectos hechos a la
Luna por los otros cuerpos planetarios.
En el signo de Cáncer la Luna está en su posición más maternal; el instinto de
nutrir es sumamente marcado aquí. Los siguientes dos mejores signos para la
capacidad maternal son Tauro y Piscis. En Leo, el signo Solar ella brilla con calor y
poder, pero con una cualidad positiva que contrasta con su básica pasividad de
naturaleza. En Libra, ella se mezcla bellamente con la vibración Venusiana del
signo de la asociación que enfatiza los impulsos de la séptima casa. En Géminis y
en Acuario, ella está en lo más puramente mental, y en Acuario, la Luna es lo más
impersonal que ella puede - desapegada, científica y amigable en vez de puramente
maternal en el sentimiento.
En Capricornio ella se mezcla con el lado de la forma de la vida a través de la
vibración de Saturno aquí ella es práctica, capaz, confiable, pero algo carente de la
correspondencia y simpatía que indican el instinto maternal.
En Escorpión ella es intensamente emocional y fecunda, pero la vibración de
Marte acentúa la fuerza y la severidad. Esta posición se considera desfavorable para
la Luna desde un punto de vista fisiológico. En el horóscopo de un hombre no
refleja un “cuadro de mujer” particularmente armonioso o feliz.
En Aries, la Luna definitivamente no es ella misma. Aquí ella se expresa con una
cualidad dinámica, egoísta y masculina que es la antítesis de su naturaleza
femenina – la palabra clave es “afirmación propia” .
Debe recalcarse que la Luna enfoca el instinto maternal, pero hay varias clases de
“variación de experiencia”, Éstas están indicadas por planetas colocados en el signo
de Cáncer, regido por la Luna; estos planetas se dice que están “dispositados” por
la Luna. También los planetas en la cuarta casa - prescindiendo del signo- indican
en gran escala, el lado objetivo de la “conciencia del hogar”; es a través de la
“experiencia del hogar” que estos planetas encuentran su canal de expresión
principal y su más alta potencialidad para la realización.
La facultad del instinto es una de las palabras clave de la función de la Luna, En
esta relación, la Luna simboliza un “instinto racial”, una “compulsión biológica”,
Ella representa la expresión más profundamente arraigada de la tendencia de la
polaridad femenina. Aunque de naturaleza pasiva y receptiva la Luna encuentra su
regencia y detrimento en Cáncer y Capricornio, ambos signos cardinales; por eso,
se ve cierta facultad dinámica o procreadora en el funcionamiento de la Luna.
De acuerdo como la Luna está aliada a signos congeniales con ella, ella expresa
con poderoso impulso, intensas necesidades de realización; cuando está coligada a
signos incompatibles con ella debe expresar sus impulsos a través de cualidades
que no son congeniales con su nota clave básica: conforme ella esté bien aspectada,
ella promete realizaciones, armonía de concesiones mutuas en la experiencia y la
salud.
Según su grado de aflicción, ella indica “karma femenino” ambos objetiva y
subjetivamente, las necesidades para la transmutación y regeneración de
sentimiento y discordancias físicas -particularmente en las mujeres -; y las
indicaciones de transmutar la expresión femenina están demostradas por cualquier
afIicción de la Luna tanto en horóscopos de hombres como de mujeres.
Nota: El planeta regente de un signo “disposita” (expresa o manifiesta) a
cualquier planeta ubicado en ese signo. Ejemplo: Venus en Capricornio está
“dispositado” por Saturno, regente de Capricornio.
Las siguientes notas interpretativas deben necesariamente permanecer básicas y
simples para mayor claridad. Recuerde que la Luna rige la función de la mente
subconsciente y cualquier aspecto afligido representa un “cuadro” negativo que
traído del pasado está “próximo a la superficie de la conciencia “, y se manifestará
definitivamente durante la niñez. La transmutación de un horóscopo comienza con
la transmutación de los aspectos afligidos de la Luna.
Luna-Sol: El impulso material está identificado aquí, en alguna forma, con el
Poder. Afligidos, el sentimiento y el propósito están en conflicto - con tendencia a
predominar uno o el otro; el exceso de influencia de la Luna tiende a deteriorar la
fuerza interna con exceso de influencia del Sol. La maternidad se expresa en
términos de dominio y tiranía. Éste es un aspecto desintegrante porque la persona, a
través del “sentimiento sobre sí misma”, no está completamente consciente de las
capacidades internas, por 10 tanto, carece de confianza propia, para regenerar este
aspecto, el poder, en la experiencia doméstica debe ser dirigido de nuevo hacia
realizaciones de la Luna y no expresado simplemente por consideración personal. -
El sentimiento y el propósito benéficos están armonizados; la experiencia interna es
expresada y cumplida con capacidad y encontramos cierta “positividad” que hace
posible a la madre hacerse líder de la familia. La Luna en buen aspecto al Sol, es
una Redención en cualquier horóscopo, porque demuestra una integración de
polaridad básica.
Luna-Mercurio: Afligidos, el sentimiento y el interés maternales están en
conflicto con el pensamiento; la madre con este :aspecto necesita disciplina mental
porque ella tiende a “interpretar” de acuerdo con sus sentimientos del momento y
no en armonía con la actualidad. Ella debe observar sus palabras cuidadosamente y
no hablar en exceso mientras está perturbada emocionalmente por que entonces
está propensa a cometer falsedades e injusticias. Una buena política para dirigir de
nuevo este impulso es “tomar tiempo para pensar”. Y cuando se encuentre este
aspecto en el mapa de un niño, la madre reconocerá que el niño es muy
impresionable a sus palabras - ella no debe infligir en su mente sus impulsos y
pensamientos negativos.
Muchas personas que tienen este aspecto, han sido, kármicamente, impresionadas
con las expresiones negativas de las emociones de sus madres y han vivido por
muchos años desdichadamente debido a los “cuadros” que fueron impresos en sus
mentes subconscientes durante la niñez. La disciplina mental y el balance
emocional son de primera importancia para crear felicidad y éxito en la madre y el
niño. Establezca el hábito de “averiguar los hechos” (Mercurio) y actuando de
acuerdo con ellos, el sentimiento puede dominarse.
Luna-Venus: Estas dos forman la base de la polaridad femenina realizada, en el
sentido que ellas indican las emociones de la mujer como madre y como
compañera. Puesto que Venus es “cultura y refinamiento”, sus patrones
discordantes con la Luna indican una falta de sentimiento de correspondencia;
dependiendo de cual de las dos esta más fuertemente acentuada en el mapa, el
impulso maternal obscurecerá la “reacción al otro individuo”, o el impulso estético
o de asociación, obscurecerá las necesidades de la maternidad. Éste es un aspecto
que simboliza una relación discordante con la madre, en cuanto concierne a la
emoción. Y, en el mapa de un hombre o de una mujer. representa la necesidad de
balancear y completar los patrones femeninos, Este proceso puede hacerse (para la
Luna) aprovechándose de oportunidades para la expresión del instinto de crianza y
(para Venus) el desarrollo de la cortesía, la cooperación y el “pensar en términos
del otro individuo”, que después de todo es la base de todo vivir civilizado
(Venusiano).
Los aspectos favorables entre la Luna y Venus indican un cultivo básico de la
naturaleza emocional. El refinamiento y el encanto, la cortesía y el buen gusto, han
sido desarrollados; estas cualidades pueden reflejarse físicamente, como belleza y
gracia. Están prometidas, relaciones armoniosas con la madre, o con las mujeres en
general. El cultivo de las facultades estéticas está también indicado, puesto que la
mente subconsciente ha sido poderosamente impresionada por el factor regenerador
del “pensamiento y la acción en términos de armonía”.
Luna-Marte: Éste es un aspecto quisquilloso, en cualquier forma, puesto que los
dos forman la base de la “emoción primitiva”, demuestra una intensa
impresionabilidad subconsciente “ los sentimientos maternales están
sobrecargados. Si el aspecto es negativo, particularmente la cuadratura, esto
significa mal genio”, irritabilidad, celos y resentimiento. El impulso de dominar es
poderoso y estas madres tienden a manejar a su gusto a los hijos. Este aspecto hace
posible que la ambición y el “impulso de lograr” sean estimulados por la
experiencia de maternidad – tales mujeres sienten el instinto de “pelear por sus
hijos”, Este instinto se expresa con gran fuerza cuando los aspectos son negativos;
la ley de “uñas y dientes”, Potencialidades de odio y enemistad están fuertemente
manifestados por Marte en aflicción con la Luna, puesto que la mente
subconsciente está vivamente impresionada por el “instinto de defensa y de
derrota”. Los patrones armoniosos de Marte-Luna implican las posibilidades de
acción mucho más constructiva – la energía se expresa por medio del impulso de
lograr más que por el impulso de destruir. Ésta es una madre valerosa, intrépida y
valiente, capacitada, para vivir sus experiencias maternales en términos de
positividad y de trabajo fuerte. Un buen aspecto de Saturno, Venus o Júpiter, a la
Luna -paciencia, armonía o benevolencia, son buenos correctivos para las
aflicciones de Marte- Luna.
Luna-Júpiter: El instinto maternal está expresado a través de la benevolencia y la
abundancia. En aspecto adverso la madre puede inclinarse al mimo excesivo - ella
trata de proteger excesivamente a sus hijos: una superabundancia de incumbencia,
maternal está indicada, y aunque los motivos pueden ser completamente sinceros y
desinteresados, la madre con la Luna afligida por Júpiter carece de juicio - sus
sentimientos obscurecen sus evaluaciones sensatas y ella tiende a debilitar a sus
hijos por hacerles las cosas “demasiado fáciles”. Ella debe disciplinarse a sí misma
hasta cierto grado, disciplinando a sus hijos. Ella debe concederles el privilegio de
desarrollarse a través del ejercicio de la iniciativa propia y el cumplimiento de sus
responsabilidades.
Ella gana bastante, en perspectiva y control emocional al así “libertarse de ellos”.
Los aspectos benéficos entre la Luna y Júpiter forman un patrón muy hermoso de
amplitud, generosidad, sinceridad y criterio balanceado, una madre así, se expresa
abundante y saludablemente. Ella irradia entusiasmo y solaz, una fuente de
bienestar para su familia, ambas física y psicológicamente. Este aspecto es un
retrato psicológico de Ling Sao, la madre en el libro “Semilla de Dragón” de Pearl
Buck.
Luna-Saturno: Aquí la experiencia maternal está identificada con el lado de la
forma de la vida a través de la Responsabilidad. La conjunción de Saturno con la
Luna hace de la experiencia maternal una especie de crucifixión - aún más allá del
significado corriente de la palabra. La maternidad en este caso “clava” a la mujer a
las exigencias de la vida, y por medio de las experiencias domésticas, ella debe
llevar a cabo su propia realización a través de muchos obstáculos que pueden ser
reales, pero que también pueden serlo debido a su punto de vista subconsciente.
Este es un patrón de “estrechamiento -ha de hacerse mucho a través de una
limitación de esfera. Venus y Júpiter o Júpiter solo afligiendo, la Luna en
conjunción con Saturno, presenta un cuadro un poco triste- una experiencia
doméstica vivida tristemente y en términos de medios limitados. Saturno y Marte, o
Marte solo afligiendo, la vitalidad y el “empuje” son agotados- el logro se alcanza
frente a los neutralizadores de toda restricción e inhibiciones. Saturno cuadrado o
en oposición a la Luna estabiliza el temperamento y puede resultar el neutralizador
necesario de una aflicción dinámica, pero la influencia de Saturno se servirá como
impedimento, restricción, o inhibición. La posición de Saturno indicará un canal a
través del cual el instinto maternal se expresará para la realización de la
responsabilidad. Los aspectos benéficos entre la Luna y Saturno indican control del
sentimiento y la integración de habilidades prácticas. Esta es la madre fuerte y
competente que vive ordenada y metódicamente.
Ella es un pilar de confiabilidad y, ya sea o no particularmente emocional o
cariñosa, ella es aún confiable y capaz para poner el lado doméstico de su vida
sobre una base sólida y práctica, Quizás aunque no sea lo suficientemente
expresiva, ella es una madre leal y denota que manifiesta su amor maternal en su
deseo de proteger y de estabilizar.
Luna-Urano, Luna-Neptuno: En estos patrones hay una indicación por la cual el
instinto maternal básico puede ser dirigido de nuevo por canales impersonales,
espirituales, universales o creadores. En contacto con Urano y Neptuno, las
indicaciones de la Luna, asumen una esfera que ella no tiene con los planetas
menores.
La mente subconsciente se sensibiliza y vitaliza por la armonización con lo que
puede llamarse “patrones Cósmicos” - la intuición y las facultades psíquicas
pueden desenvolverse. El aspecto Luna-Urano es mucho más dinámico y creador;
el de Luna-Neptuno es más sensible, emocional, receptivo y compasivo. Sin
embargo, los acerca-mientos interpretativos de estos aspectos deben hacerse por
comparación de los aspectos de la Luna con los planetas menores - puesto que ellos
forman los “primeros peldaños de la escalera”; la Luna trina a Urano cuadrada a
Marte, no es tan fácil como cuanuo la Luna está sextil o trina a Marte. En este
ejemplo, se requiere mucho dominio y dirección de Marte antes que el trino de
Urano pueda expresarse constructivamente. De otra suerte, Urano respaldado por
un Marte desordenado, puede expresarse destructivamente. La Luna trina a
Neptuno, cuadrada al Sol, es una Luna muy sensitiva, impresionable y psíquica;
pero con desorden entre Propósito y Sentimiento, o vitalidad agotada; la
sensibilidad de Neptuno puede resultar en alguna forma de psiquismo negativo y
confusión mental. Estudie los aspectos de la Luna con Urano por la síntesis de la
Luna con los otros planetas dinámicos con los cuales ella haga aspecto.
Luna-Neptuno – compare sus patrones con Venus y Saturno. Debemos saber
cómo esta alineada la mente subconsciente con la polaridad masculina, o con la
polaridad femenina - esto nos da una llave para la cualidad subconsciente básica.
La Luna en aspecto a Urano o a Neptuno es una pista para la “universalidad
latente”, puesto que estos aspectos indican la dirección por la cual los impulsos
primitivos básicos, “carne y sangre” de la Luna, se expresarán con el tiempo, en
términos de realizaciones impersonales o cósmicas.

Elman Bacher



miércoles, 26 de octubre de 2016

ESTUDIOS DE ASTROLOGÍA ( I )




LA EXACTITUD DE LA ASTROLOGÍA
Se han usado millones de palabras, impresas y verbales, en la argumentación de
si la astrología es o no “exacta” y “científica”, El grupo anti-astrología (los que no
son estudiantes, los mal informados, los religiosos exotéricos de mente timorata) se
expresan en argumentos que a la larga sólo se reducen a consideraciones
desdeñosas sobre las habilidades personales de aquellos que “leen horóscopos”,
Ellos argumentan que, si la astrología es científicamente exacta, eso debe probarse
por el acuerdo perfecto de todos los astrólogos sobre cualquier punto dado del
asunto, Todo argumento como tal es es falso y una pérdida de tiempo puesto que no
concierne en nada a la esencia básica del tema.
(Una breve pausa para inquirir sobre estos “antis”: si todos los Cristianos están de
acuerdo en cuanto al significado del mensaje de su Maestro; si todos los músicos,
en cuanto a la interpretación correcta de una sinfonía de Brahms; si todos los
médicos, en cuanto al tratamiento “correcto” de la parálisis infantil; y todos los
padres, en cuanto al modo “perfecto” de criar a los niños).
Cada protagonista de la astrología difiere del otro astrólogo en la habilidad de
interpretar un horóscopo. Cada uno difiere de sus colegas en el “acercamiento”, en
la habilidad de comprender la simbología, en la exactitud de los cálculos
matemáticos, en la habilidad de intuir la esencia dinámica del horóscopo, en la
capacidad de entender los problemas psicológicos representados y las
potencialidades para su solución. Este es el “variante humano”.
La astrología es una ciencia exacta porque: Cada factor en un horóscopo
calculado correctamente es una representación simbólica del efecto exacto e
imparcial de una causa específica. Representa la ley cósmica e inmutable de causa
y efecto operando en las circunstancias y experiencias de un ser humano en un
progreso evolutivo de muchas encarnaciones.
En un horóscopo calculado correctamente nada hay por azar, accidente, herencia,
o capricho de un destino ciego. Cada posición planetaria y cada aspecto es un factor
del cuerpo-alma del sujeto, una fase de su conciencia, una piedra milenaria en su
sendero espiritual.
De acuerdo como el astrólogo identifique sus hallazgos horoscópicos con la ley
de “Todo lo que el hombre sembrare. eso también cosechará” - estará capacitado
para sintetizar correctamente el mapa en su totalidad. estará capacitado para
deducir causas pasadas de condiciones presentes y estará capacitado para
determinar las soluciones potenciales de los impedimentos.
Estudios

EL SOL - PRINCIPIO Y PODER
Considerando la simplicidad de la estructura de un horóscopo, no podemos dejar
de impresionarnos por la profundidad de sus simbolismos. Un centro y doce
radiaciones circunscritas por un circulo - eso es todo. Y sin embargo, sirve como una
representación del Cosmos. Nada en la simbología representa tanto por tan pocos
medios.
La estructura de un horóscopo simboliza la base de la manifestación de cualquier
cosa -un ser humano. Un evento, una nación o un sistema solar. Cada objetivación
tiene su propio patrón o frecuencia vibratoria y el simple dibujo de un círculo con
radiaciones desde el centro puede representar el “cuerpo” de esta objetivación.
Consideremos un sistema solar: Se nos dice que el Logos habiendo seleccionado
un área esférica de espacio en la aurora de la manifestación, vierte sus energías en
el centro – así objetivando un Sol- o centro de manifestación. La Voluntad del
Logos interpenetra esta inmensa esfera en todas sus partes. Desde el centro -o Sol-
Se irradian varios campos para la actividad evolutiva. Nosotros llamamos a estos
“campos”. planetas y cada uno provee una morada para el desarrollo de varios tipos
de seres. Cada planeta se halla casi en la misma relación - con el Creador que cada
color con el Principio de la Luz, o cada tono con el Principio del Sonido. El Sol,
como cuerpo central, es la Voluntad del Logos objetivada y los cuerpos del sistema
son las expresiones de esa Voluntad en la manifestación.
El horóscopo, como mapa de los cielos, debe en realidad mostrar el Sol en el
centro. Sin embargo, en relación con la Tierra, que es nuestro campo de evolución
y para propósitos astrológicos, nosotros incluimos el Sol en la familia de los
planetas por esta razón: En términos humanos, la expresión de la Voluntad está aún
por desarrollarse mediante procesos evolutivos. La humanidad en su mayor parte,
vive en sus negativos, sus sentimientos, temores y deseos. Por consiguiente, la
dominación por la experiencia es inevitable. Vivir en la “conciencia Solar”
implicaría una identidad completa con el Origen, completo desapego de las
exigencias del sentimiento, completo dominio y dirección de todas las facultades
expresadas por un ser humano.
Esto en términos nuestros es Maestría. En otras palabras, un maestro, aunque
encarnado, determina sus experiencias por radiación de su propio centro, no por
respuesta a los impulsos y tendencias de sus planetas. El entonces, hasta donde sea
posible, es verdaderamente un creador - él vive en su conciencia Solar.
Desde el punto de vista aun del más mundano acercamiento a la astrología se usa
el mismo dibujo. El sitio de nacimiento es el centro desde el cual irradian las
distintas experiencias de la vida, en términos de personas, lugares y cosas. El
mismo dibujo se usa para representar el “Ego objetivado”; el Yo Superior - o
potencialidad de Dios es el centro del círculo y los distintos estados o expresiones
de esa potencialidad son las posiciones y aspectos planetarios. El horóscopo se ve
asimismo como el símbolo de una manifestación de Dios en cualquier aplicación.
Puesto que el Sol representa el más elevado estado de conciencia conocido por el
hombre, el principio implicado es el principio del Poder - el primer aspecto del
Logos.
Nosotros como astroanalistas debemos prestarle una atención muy cuidadosa a los
aspectos del Sol en el horóscopo, porque éstos representan los “grados de
conciencia de Dios” que la persona ha alcanzado hasta la fecha en su presente ciclo
de desarrollo. Todo aspecto solar benéfico, indicador de una aplicación armoniosa
o constructiva del principio del Poder, es una redención. Cada aspecto maléfico, se
ve que es un obstáculo o perversión del Poder. El Sol es la síntesis de todos los
planetas y cualquier planeta identificado con el Sol por aspecto, “disposición “,
etcétera, gana de ese modo, en poder y esfera de expresión, tanto espiritual como
mundanamente, Los planetas, particularmente los dinámicos, localizados en Leo,
indican que su expresión constructiva debe basarse en el recto uso del poder: las
aflicciones indican la tendencia a pervertirlo.
Los horóscopos que tienen el Sol, sin aspectos ofrecen un estudio interesante.
Semejante patrón nos revela que, en este ciclo, la persona implicada está iniciando
su Conciencia de poder. El signo de la posición solar nos indica el sendero
espiritual o esotérico de este desarrollo.
La casa de la posición solar nos indica dónde, comienza él, en esta encarnación.
Los planetas en Leo y sus aspectos, nos indican los medios a través de los cuales él
está tratando de expresar el Principio del Poder y por ellos a través de qué canales
su conciencia de Poder se expresará en el futuro. El Sol, en la cuarta casa como
quiera que esté aspectado, indica las posibilidades de expresión del Poder en la
madurez de la vida. Los aspectos negativos a esta posición indican las personas o
las experiencias y reacciones que amenazarán esta rea1ización durante los años de
crecimiento.
Fijemos en nuestras mentes la idea que los aspectos afligidos afectando al Sol son
problemas serios. Los otros planetas pueden estar en conflicto entre sí y de ahí que
resulten muchos problemas; pero cuando la conciencia de poder y de propósito es
impedida en su crecimiento, la habilidad de la persona para tratar con sus
dificultades planetarias está muy limitada. Las soluciones son entonces más
difíciles de encontrar y de aplicarse. En otras palabras, el horóscopo completo se
debilita conforme la conciencia Solar sea inhibida o aminorada. Y, por
consiguiente, las aflicciones dinámicas en el mapa tienen justamente tanto mayor
poder para “afligir dinámicamente”.
La fuerza o la energía, en análisis final debe controlarse por el poder que irradia
del centro. Esclarezca este pensamiento imaginando la posición del Sol como el
centro de actividad en el mapa, irradiando sus energías en todas las direcciones. Las
cuadraturas y oposiciones al Sol se verán, de ese modo, como líneas de fuerza
desde los planetas que intersectan o interrumpen estas irradiaciones a ángulos
rectos o de frente, desde el, lado opuesto del círculo.
Básicamente, la casa con Leo en su cúspide indica el departamento de vida que
contiene su fuente de experiencia de Poder o “lección de Poder”. Cualesquiera
condiciones adversas que estén demostradas en esa casa –y puede haber muchas -,
expresan lo mejor posible, su poder y autoridad, en los asuntos de esa casa. Los
planetas ahí demuestran qué es lo que usted desea expresar, pero Leo en la cúspide
indica cómo puede usted expresar esos impulsos. La localización del Sol indica
dónde procuramos nosotros dominar directamente y gobernar nuestras condiciones.
Por consiguiente, ese es nuestro “centro” para esta encarnación.
Una gran variedad de “condiciones Solares” son, desde luego posibles. No
obstante, cualquier planeta en aspecto favorable al Sol - de esta manera integrado
con bastante poder- puede utilizarse como neutralizador de negativos en otras panes
del mapa. Cualquier planeta semejante es automáticamente de gran influencia en el
mapa y puede ayudar a resolver las discordias.
Una consideración de los aspectos negativos del Sol: Cargue el planeta afligido
con poder, léalo negativamente: de ese modo se encuentra la esencia de tales
aspectos.
SOL-MARTE: PODER-DESEO: El poder se expresa a través del conflicto, la
competencia, la dominación, la conquista sexual, la impiedad y la crueldad. Marte
es básico, o primitivo, expresión propia y cuando se abusa del poder por medio de
él, su vibración desencadena una energía tremenda que tiende a causar alguna
forma de destrucción o dolor a otros, o “dominación a toda costa”, El Poder se
expresa aquí como egotismo. Este aspecto es simbólico de la polaridad masculina
no regenerada, Hasta cierto punto, el Sol afligido en Aries o en Escorpión, lleva
casi el mismo colorido: también, cualquier aflicción al Sol en conjunción con Marte
en cualquier signo. Puesto que este aspecto es básicamente tan masculino en
cualidad, su redención puede encontrarse en alguna aplicación constructiva de la
polaridad femenina: Luna, o Neptuno.
SOL-JÚPITER: PODER-ORGULLO: En este aspecto, el poder se expresa en
varias formas, negativas o falsas, de reconocimiento propio. Estas formas de
“darse bombo” pueden trazarse a la clase de conciencia que da valor indebido a la
abundancia financiera, a la posición social o profesional, los antecedentes de
familia, menciones egotistas de sus talentos y habilidades y la clase de
benevolencia que por lo general se expresa con miras hacia el reconocimiento o el
aplauso. Un aspecto de “falsa aristocracia”, símbolo del “esnobismo” y la
presunción. La persona así condicionada tiende a exagerar aquello que considera
meritorio en su propia naturaleza y circunstancias y reacciona con ira u ofensa ante
cualquier injerencia de que él no es todo lo que pretende ser. La crítica abierta y
franca - lo hace cerrar los oídos y la conciencia para retirarse a marfilina torre de
excelsa dignidad ofendido; pero permítasele oír, indirectamente que se esperan
ciertas excelencias de él y se echará hacia atrás para sostener la buena opinión que
él aprecia. En otras él “arrojará su poder” hacia el mejoramiento, si cree que vale la
pena el esfuerzo, pero a la inversa, arrojará las mismas corrientes de poder en su
orgullo cuando es empequeñecido. ¡Él debe mantener la buena opinión de sí
mismo! Una persona semejante no puede hacer nada mejor para armonizar sus
discordias internas, que crear un patrón uniforme de actos benévolos - y no hablar
de ellos.
SOL-SATURNO: PODER-IRREALIZACIÓN: Ésta es, quizás, la más dolorosa de
todas las aflicciones al Sol. Indica tal falta de realización de un área de experiencia
que las energías del propio Centro son necesitadas para la redención de karma. En
un horóscopo predominantemente dinámico, este aspecto arroja un fuerte énfasis a
la ambición y el logro en cualquier forma. El “impulso trepador” es sentido
intensamente y el Poder se utiliza en gran medida , para vencer obstáculos.
Aparentemente este patrón representa un pasado en que las oportunidades para el
desarrollo fueron descuidadas o desperdiciadas. En esta encarnación el tiempo
perdido debe redimirse. En un horóscopo predominantemente pasivo, este aspecto
es fuertemente “gravitacional” en su efecto; los requisitos de Saturno apegan la
persona a la Tierra. En tal caso, revise cuidadosamente cualquier impulso dinámico
en el horóscopo, que pueda proveer un posible desencadenamiento de poder por
canales de crecimiento. Las personas representadas por Saturno en este aspecto son
aquellas que tienden a reprimir o inhibir al individuo. Ellas amenazan la
individualidad misma de éste y aunque él tenga que redimir una experiencia de
responsabilidad muy necesitada, no debe, por el bien de su propia vida constructiva
y sana, dejarse influir tanto por otras personas que lo sometan a la desesperación, a
la pérdida de confianza propia o a otros posibles negativos psicológicos.
SOL-URANO: PODER-ILEGALIDAD: Éste es el aspecto del anarquista. Debido a
la naturaleza y propósito de Urano, su cuadratura al Sol, o conjunción afligida, es
una potencialidad para la destrucción terrífica en alguna forma. Las posibilidades
de liberación de energía indicadas por esta combinación son tan grandes que debe
buscarse y analizarse cuidadosamente todo medio de control. Una fuerte tendencia
a la cristalización en alguna forma está automáticamente implicada como un factor
concomitante a este aspecto - revise las condiciones de Saturno cuidadosamente y
de ese modo determine en qué parte de su experiencia la persona tiende a rebelarse
con tal intensidad- y posiblemente Ilegando a la violencia. Un aspecto de genio
potencial está indicado por cualquier aspecto de Urano al Sol, pero la cuadratura o
la oposición parece indicar la posibilidad de destrucción considerable acompañando
su expresión.
Este aspecto bien controlado, arroja cargas magnéticas y dinámicas tremendas a los
otros planetas envueltos y por consiguiente, cuando es dirigido constructivamente,
puede servir para grandes logros y habilidades.
SOL-NEPTUNO: PODER-ILUSIÓN: Éste es un aspecto muy sutil y difícil. El
poder de visualizar -y de soñar- es intenso, pero como este aspecto indica la
perpetración de la ilusión en el pasado, demuestra un patrón de desilusión en la
encarnación presente. El instinto dramático está pronunciado; de hecho, tan
pronunciado, que a veces la persona vive en su sueño de “cosas como pudieran ser”
en vez de comprenderlas como son. En una persona artística, particularmente
aquellas artes regidas por Neptuno -la música y el drama- éste es un aspecto muy
inspirador; pero es inspiración sin dominio. El nativo cuando es estimulado puede
“sintonizarse” sin ningún esfuerzo con influencias sutiles y convertirse, él mismo
en instrumento. Sin embargo, el precio pagado por exceso de esta “sintonización”
es el agotamiento físico, psíquico y nervioso -pérdida de poder, vitalidad y salud
generalmente. Las personas representadas por Neptuno en este patrón -en sus fases
negativas- son aquellas que pueden conducirlo a hábitos debilitantes y de ese modo,
disipar su retención de propósito. Cuando el horóscopo es principalmente pasivo en
cualidad con escasa fuente de estímulo “impulso”, este aspecto, si está
poderosamente marcado, puede indicar un individuo que se pasa la vida soñando
sin ningún propósito ni realización. Tarde o temprano, él deberá darse las manos
con la realidad y unir sus esfuerzos hasta cierto punto, con los canales del vivir
constructivo. Cuando sus sueños se hagan añicos y su torre de marfil se desplome,
cuando aquellos que él amó y admiró se conviertan en la fuente máxima de su
sufrimiento, entonces él debe afrontar estas experiencias con una aplicación
constructiva de Neptuno – fe, conocimiento espiritual, amor puro y sobre todo,
aprender de sus decepcionadores. Ellos sólo reflejaron aquello que ha sido falso en
él en el pasado. Este aspecto indica una armonización con fuerzas más elevadas, o
por lo menos, fuerzas ocultas, que en expresión negativa le trae al nativo
experiencias con el rayo astral inferior. Para reconstruir su patrón él debe purificar
y limpiar sus “imágenes internas” por medio de la meditación constructiva o la
oración - y llevar sus inspiraciones y sueños a la realidad por alguna forma de
trabajo o hacia la realización de propósitos autodirigidos de lograr ideales
verdaderamente elevados.
SOL-LUNA: PODER-SENTIMIENTO: Los padres de inclinación astrológica, de
un niño con el Sol y la Luna adversos, deben tratar de adoptar una actitud
impersonal hacia éste. Tal aspecto indica que su mente subconsciente es muy
impresionable y “cuadros” de sentimientos negativos tomados en la niñez pueden
obscurecer la conciencia de sí mismo y traer confusión por el resto de su vida. El
estudio del horóscopo de un niño semejante le revelará a los padres las rutas que el
querrá seguir, pero si en su excesiva incumbencia por cada instante de su vida ellos
lo impresionan con sus preocupaciones, miedo y ansiedades, le ocasionarán un
grave daño - el de empañar su subconsciente con los propios estados negativos de
ellos asegurando la incapacidad de “labrar su propio camino” a medida que crece.
Un niño con este aspecto debe ser guiado constructivamente, para que haga sus
propias decisiones y nunca forzadas contra su voluntad.
Esto se aplica, por supuesto, a cosas relativamente sin importancia. Naturalmente
un niño no puede desenfrenarse, pero esas pequeñas cosas que son de interés
personal para él no deben tocarse por las otras para que él pueda crear, hasta cierto
punto, la propia conciencia de su pequeño mundo. Se ha encontrado que el impacto
de cierta influencia en la niñez sobre el subconsciente del niño, ha resultado en un
conflicto interno que ha conducido a discordia y fracaso en la vida adulta. Cuando
un niño aprende a conocer su propio poder sin influencias indebidas o negativas
sobre su subconsciente. estará mucho más capacitado para prever, planear, crear y
realizar sus propósitos. Dicho y hecho todo, el Sol ciertamente representa el
florecimiento de la personalidad y la habilidad y la conciencia del yo como creador
del bien, puede ser estimulada mejor, desde el principio. Si un adulto con el Sol
cuadrado o en oposición a la Luna, consulta para la solución de una tendencia
desintegradora en su vida, haga lo que se pueda hacer para instigarlo a
psicoanalizar en alguna forma y traer a la superficie de su mente consciente las
compulsiones que pueden haber sido impresas en él cuando era niño. El debe
echarlas para arriba y hacia afuera para limpiar sus canales hacia una expresión de
vida más constructiva.


Elman Bacher