Entradas populares

viernes, 23 de junio de 2017

NEPTUNO, ASPECTOS Y POSICIONES (v)






La "Luna Ilena" de esta "lunación" fue la oposición de Urano en Sagitario -
Capricornio a Neptuno en Géminis-Cáncer durante los primeros años del siglo
XX. Una guerra mundial de significación devastadora puso de manifiesto los
niveles de inquietud y de cambio que habían estado en "gestación" durante todo
el último siglo. En otras palabras, Urano había vuelto al "punto de lunación" y
Neptuno, como la Luna Ilena después de una lunación Sol-Luna había alcanzado
su punto medio. Las personas qne encarnan durante una oposición planetaria
mayor lo hacen para obtener más amplia conciencia de ciertos principios
anímicos; la oposición de Urano a Neptuno es conciencia para toda la
humanidad - un punto crítico en nuestra evolución.

Aquellas personas que encarnaron mientras Neptuno estaba en Aries
fueron de la generación de pioneros visionarios, particularmente los que tenían a
Neptuno en Aries y a Urano en Cáncer - almas tumultuosas que se ocuparon
laboriosamente de establecer la "nueva visión" en los asuntos humanos:
Enseñanzas metafísicas, sufragio de la mujer, control de la natalidad y todos los
otros medios-de libertar a la humanidad de los conceptos anticuados y
cristalizados. Nosotros, los que encarnamos durante la oposición de los dos
gigantes planetarios, vinimos a un mundo lleno de desasosiego y perturbación.
Nosotros, por el desarrollo interno y la comprensión, podemos ocupar nuestro
legítimo puesto en el esquema de las cosas y aportar nuestra contribución a la
Nueva Epoca, o por desarrollo interno, podemos vivir o tratar de vivir - por
acercamientos que pertenecen a una época pasada y así encontrarnos fuera de
lugar ante los aspectos cambiantes de las cosas. Estudie a Neptuno en los
horóscopos para determinar cómo las personas implicadas pueden considerarse
de esta época, no simplemente en ella. Estudie las condiciones de la casa
duodécima, las condiciones de Saturno y las aflicciones a Neptuno o a Neptuno-
Urano, y obtenga una especie de cuadro de cómo la persona está o no -
cíclicamente en "conformidad con esta época".

Neptuno, por su posición en la cuarta, octava y duodécima casas,
transmite cierta sensibilidad natural aún cuando no tiene aspectos - este patrón
mantiene la promesa que algún día durante la encarnación aparecerán y se
tratará con experiencias ocultas. De aquí se desprende naturalmente que los
aspectos afligidos a Neptuno cuando está en estas casas, son particularmente
agudos.

Neptuno sin aspectos, como cualquier otro planeta sin aspecto es, en un
ciclo dado, un "viajero que empieza una jornada". Si el viajero no es guiado o
instruído propiamente, se arriesga fácilmente a tomar caminos errados, de ese
modo desviándose y demorándose antes de llegar a su punto de destino. Como
quiera que Neptuno es la expresión trascendente de la "tríada mental" - (la Luna,
Mercurio y Neptuno siendo la "tríada de la transmisión" el comienzo de su
nuevo viaje debe prepararse por (1) la disciplina y transmutación de
sentimientos subconscientes y "reorientación" de patrones de reacción
femeninos -simbolizados por la Luna- y (2) el conocimiento por la adquisición
de hechos relativos a la vida espiritual- como expresión de la facultad
intelectual, simbolizada por Mercurio.

Neptuno mal dirigido puede resultar en perversión del entendimiento lo
cual puede poner a la persona en contacto con las fuerzas de la magia negra;
tales experiencias resultan en varias formas de desintegración y pérdida de la
"percepción del plano interior". Esto en cambio trae muchas experiencias
difíciles - durante vidas posteriores por las cuales debe hacerse la rectificación
con la Verdad.

Estudie cuidadosamente la casa de ubicación y el regente de la casa de un
Neptuno sin aspectos para determinar lo más claramente posible, la dirección
que Neptuno debe tomar para su desenvolvimiento inmediato.

Como quiera que Neptuno es una vibración fluídica, femenina e
impresionable, estudie cuidadosamente el Planeta que lo "disposita" - (Venus a
Tauro y Libra, Mercurio a Géminis y Virgo, la Luna a Cáncer y el Sol a Leo) -
porque las condiciones del "dispositor" indicarán la esencia de "lo que viene a
través de Neptuno". Por ejemplo, si Neptuno está en Cáncer -donde él es
particularmente sensitivo de todos modos- y la Luna lleva una vibración de
Marte afligido, la indicación es que el impulso sexual y la potencialidad para la
destrucción pueden ser fuertemente estimulados por las actividades de Neptuno
por lunaciones, Luna progresada, etc. Si Neptuno está en Tauro y Venus no está
afligido, entonces la persona puede ser un punto focal para una irradiación
amorosa muy espiritual, así como un medio artístico. Sintetice el "dispositor" de
Neptuno cuidadosamente y en su ayuda a otro, planee su mapa para que la
persona sepa anticipadamente cuándo ciertas tendencias subconscientes serán
activadas y ella pueda preparar sus defensas internas. –Ayúdela a comprender la
sutileza de las expresiones de Neptuno – las personas que aparezcan en escena
cuando su Neptuno sea activado negativamente, simplemente objetivan sus
propios niveles internos subconscientes. Ellas pueden "tentarla", tratar de
extraviada para sus propios propósitos egoístas, o pueden darle instrucciones
falsas. Por lo tanto para obtener mejores resultados, ella debe "purificar sus
pensamientos y sus reacciones" y establecer la conciencia de lo que ella
realmente es, por qué es y lo que puede llegar a ser.

Las observaciones antes mencionadas también son aplicables a Neptuno
con sextiles, trinos, y sin aspectos afligidos. Estos patrones prometen cierta
realización de estados espirituales en esta encarnación; pero no obstante, deben
estudiarse la Luna, Mercurio y el "dispositor". Durante los años de la niñez y la
adolescencia muchos negativos subconscientes pueden ser intensificados por
reacción repetida y la expresión completa de un trino a Neptuno puede ser que
no se realice hasta más tarde en la vida. Neptuno "flota en las olas del
sentimiento y el pensamiento" - si las facultades y capacidades mentales están
indisciplinadas y se han intensificado reacciones subconscientes irredimidas,
puede prevalecer un estado de conciencia que obscurezca la realización plena de
la potencialidad de Neptuno. En justicia a aquellos a quienes queremos ayudar,
nosotros no podemos dar por sentado los sextiles y trinos a Neptuno, puesto que
ellos son los florecimientos de conciencia "reorientada".

Neptuno, donde quiera que esté situado y como quiera que esté aspectado,
arroja una influencia decidida hacia las tendencias femeninas o pasivas del
horóscopo. Si hay un "más" de los elementos de tierra y de agua y la Luna y
Venus llaman más la atención que el Sol y Marte, entonces el mapa entero lleva
una cualidad "hiperfemenina".

Neptuno de por sí actúa dinámicamente; somos nosotros, como patrones
de conciencia que "actuamos a través de Neptuno"; si nuestros canales están
claros y limpios, nosotros nos hacemos receptivos a los impulsos inspiradores y
espiritualizantes; si no lo están traemos lo opuesto.

La persona que encarna con Neptuno en el Ascendente ha atraído
evidentemente una experiencia difícil. Aún con los mejores aspectos e! cuerpo
físico es sensitivo a un grado extremo; susceptible a toda clase de formas de
pensamiento, atmósfera y vibraciones emocionales.

Esta posición de Neptuno es el gran símbolo del "instrumentalista"; el
vehículo puede ser usado, hermosamente por las Fuerzas Blancas o
funestamente por las Fuerzas Negras. Semejante mapa debe abordarse con
mucho cuidado; es aconsejable averiguar algunas cosas acerca del nativo para
adquirir una perspectiva sobre el "cuadro de Neptuno". Un Ego altamente
desarrollado puede ser representado por esta posición y las aflicciones
planetarias al Neptuno podrían representar las dificultades que él puede tener en
"mantener sus pies sobre tierra" para ajustarse a las fases prácticas de la vida.
Estos aspectos pueden contar una historia kármicamente, de las fases de la vida
humana que el nativo puede regenerar por su propia espiritualidad. Como quiera
que los "planetas son gente", cada cuadratura u oposición al Neptuno
Ascendente puede simbolizar personas que necesitan la influencia
espiritualizante o personas que sirvan como "probadores" para la persona
Neptuniana. Esta persona, para neutralizar los efectos negativos de influencias
irredimidas, debe mantenerse "internamente animada" por la repetida carga
espiritual.

Elman Bacher

sábado, 17 de junio de 2017

PATRONES DE NEPTUNO, LA 12ª CASA. Parte 4






PATRON VIII: El regente de la duodécima casa en el signo Ascendente,
primera casa, o interceptado en la primera casa: "Esta es la contestación de la
astrología que no" - a la enseñanza que las condiciones ambientales tempranas
son la causa básica de dificultades posteriores. Por esta posición del regente de
la duodécima casa las influencias ambientales tempranas se ven como efectos
del pasado irredimido. El nativo encarna a través de ciertos padres, en cierto
lugar, y vive bajo ciertas condiciones en su niñez porque un área irredimida de
su conciencia necesita esa clase de comienzo para su progreso en esta
encarnación. Los "malos recuerdos" son objetivados inmediatamente en el
principio de la vida; analizando el mapa por la aplicación de "causa y efecto"
dará una pista sobre la razón interna del nativo para encarnar bajo esas
circunstancias particulares. Este patrón es "los secretos sacados a la clara luz del
día" - si la casa duodécima está desocupada el karma secreto es exteriorizado en
la niñez del nativo, por los efectos combinados de la vida temprana en el hogar.
sus alrededores y sus compañeros. Las influencias nocivas que tienen la
apariencia de "desviar al nativo" son simplemente las objetiva-ciones de la
superficie de su subconsciente; este patrón puede apuntar hacia una actitud de
maldad deliberada en el pasado - de tal naturaleza que el nativo es atraído a la
misma clase de cuadro tan temprano en esta encarnación que él no tiene el poder
o la inteligencia de combatir la mala influencia - él simplemente "cae en ella".
PATRON IX: (cíclico): Cualesquiera dos casas adyacentes cubiertas por
el mismo signo, por lo tanto regidas por el mismo planeta: Este patrón
dondequiera que esté ubicado en el mapa con lleva el principio del "presente en
términos del pasado". Cualquier signo del zodíaco puede ser de la casa
duodécima, cualquier signo puede ser Ascendente. El patrón cíclico de la casa
duodécima en relación con el Ascendente puede describirse así: Esa área de
conciencia irredimida que impele a la reencarnación; el patrón cíclico del
Ascendente en relación con la duodécima casa puede describirse como: El
medio progresivo a través del cual el karma no regenerado es redimido por la
reencarnación. Como patrón compuesto de símbolo Cósmico las frases antes
referidas pueden ser aplicadas a cualquier parte del mapa que muestre un
encadenamiento del pasado con el presente.

Con respecto al Patrón IX podemos decir que la casa con el grado más
alto en la cúspide representa el departamento de vida que debe ser cumplido por
esa vibración planetaria particular en esta encarnación; la casa con el grado más
bajo (la previa) representa una experiencia de relación que aún espera su
cumplimiento o regeneración. Puesto que la tercera, quinta, séptima, novena y
undécima casas, son las casas de los patrones de relación progresivos (la cuarta
y décima siendo las casas de los padres) nosotros podemos determinar -en el
Patrón IX qué es lo que en el pasado ha impelido la presente relación o cómo su
relación establecida en el pasado ha de ser cumplida en esta encarnación.
Mercurio, Venus y Mane rigen normalmente dos signos cada uno; implicados en
el Patrón IX ellos por supuesto, extienden su influencia a una tercera casa que
sirve para "completar su cuadro"; los otros planetas normalmente rigiendo una
casa, pueden en el Patrón IX, regir dos.

PATRON X: (cíclico): El planeta en la casa que rige, pero en el signo
siguiente: En este patrón vemos la "relación de la duodécima casa al
Ascendente" expresada en términos de la vibración propia del planeta, no por la
posición en la casa. Si el planeta tiene un aspecto afligido la indicación es que
la expresión continua de la vibración del signo de su cúspide "ata a la persona al
pasado afligido" y asegura el agotamiento de la expresión constructiva o
regeneradora. La indicación ambiental o modo de expresión es la misma ahora
que en el pasado, pero esta encarnación exige expresión por medio de vibración
planetaria progresiva; la última por supuesto, se refiere al planeta que
"disposita" al planeta concernido. Este patrón es potencialmente muy progresivo
puesto que la persona, por experiencia pasada está acostumbrada a expresar al
planeta en esa casa particular. Puede indicar además una gran posibilidad que el
ambiente temprano o influencia de los padres puede inclinarse a acentuar la
expresión del signo de la cúspide; los padres en este caso, representan la
"atracción del pasado". El patrón exige que el nativo ejerza la expresión de su
propia personalidad e integridad para progresar por sí mismo en ese
departamento de su vida.

Todos los patrones son variaciones de la aseveración: "-Y El asumió la
semejanza de un hombre"; la "redención del mundo" (la conciencia no
regenerada que debe redimirse por la experiencia en la encarnación) por el
Espíritu (aquellos niveles de conciencia que han sido ajustados a la verdad).
Estudiemos nuestros horóscopos con la renovada conciencia que cada diseño
estelar nos demuestra el cuadro -en todas las fases de nuestra vida- de por qué
nacimos y cómo, por la regeneración, nosotros podemos alcanzar el "segundo
nacimiento" que es la trascendencia del pasado.

CAPITULO VII
NEPTUNO - ASPECTOS Y POSICIONES
Es interesante observar la correlación de Neptuno, regente de Piscis, con
los otros dos signos de la triplicidad de agua. Cáncer, cardinal y regido por la
Luna, es agua como generador de fuerza - ríos, arroyos, cataratas y la lluvia.
Escorpión, fijo, es hielo -comprimido y estático simbolizando recurso de fuerza.
Piscis, común, es agua como medio envolvente - niebla, llovizna, miasmas y
sobre todo el poderoso océano que circunda todos los cuerpos de tierra.
Cáncer es el cuerpo maternal que genera el sustento para la nueva
encarnación. Escorpión, regido por Plutón, es el "inconsciente colectivo" - el
vasto océano de fuerzas astrales que rodea el cuerpo de la humanidad. Piscis es
el- "Gran Protector con Influencia Superior" -la Vida Divina en la cual nos
movemos y tenemos nuestro ser; Neptuno representa nuestra capacidad de
"hacerse receptivo" o de "armonizarse" al reconocimiento de las Fuerzas
Elevadas y de desplegar nuestra conciencia de la Divinidad de la Vida. Por
medio de la "facultad de instrumentación" de Neptuno, podemos, de acuerdo
con nuestros estados de conciencia, hacer contacto con las fuentes de la
inspiración exaltada o podemos abrir la puerta que da al reino de Plutón y andar
por las cavernas de nuestros estados irredimidos.
Este "eclipse" de Neptuno ha sido tratado previamente por las
interpretaciones de los patrones relacionados con la casa duodécima - el
"eclipse" de nuestra encarnación pasada que debe ser redimida hasta cierto
punto, en la presente.

Sin embargo, su propia variación personal de la influencia directa de
Neptuno está indicada por la casa de su mapa que tiene a Piscis en la cúspide -o
a Piscis interceptado- y la casa que el mismo Neptuno ocupa.
La primera demuestra dónde están concentradas la ilusión y la desilusión;
el canal de experiencia que indica su necesidad de desarrollar la Fe; si Neptuno
está afligido, la casa de Piscis indica dónde y cómo, traicionó usted la Fe en el
pasado y ahora necesita rectificación con el Principio. La casa de Piscis puede
indicar un patrón de relación de valor espiritual profundo o uno que está
enmascarado y encubierto - su realidad interna no es reconocida exteriormente
por los otros. Es bueno comprender que la casa de Piscis en su mapa, es la casa
que menos comprenderá usted mismo - sus realidades son más "ocultas" que
objetivas en cualidad y significación. Es donde usted puede extraviarse porque
ella indica cómo pudo usted extraviar a otros en el pasado. En sus dificultades
extremas la casa de Piscis indicará lo que probablemente lo impelirá a buscar el
Socorro Divino; viendo ese capítulo de su vida a través de cristales obscuros
usted está inclinado a pedir la guía de El que ve claramente.

La casa que contiene su Neptuno es vuestra expresión - directa de
conciencia espiritual, el departamento de la vida en el que usted puede ser
cualificado para guiar a otros a establecer la Fe, el punto focal de su idealismo,
su capacidad para establecer el Cielo en la Tierra. A través de la casa de su
Neptuno la Divinidad dice: "Sed vos la voz de mis palabras y las manos para mi
obra". Es ahí dónde y cómo usted expresa su comprensión de "Hágase Tu
voluntad, así en la tierra como en el cielo".

A causa de la afinidad de Neptuno con el elemento agua, la cuarta, octava
y duodécima casas, pueden interpretarse como las más "congenitales" para su
ubicación. Ellas representan los niveles emocionales y astrales de la conciencia,
y ubicado allí, la sensibilidad de Neptuno es acentuada más definidamente. Los
signos de Piscis y Cáncer son considerados los dos "mejores signos" de Neptuno
debido a su cualidad fIuídica, emocional. Además, como quiera que la Luna y
Neptuno son la "madre personal" y la "madre universal" respectivamente, el
signo de la Luna corresponde a la cualidad de Neptuno más que ningún otro
excepto Piscis. Por lo tanto se considera a Cáncer como el "signo de exaltación"
de Neptuno - la cualidad dinámica, cardinal del signo amplía la mutabilidad
sensible de Piscis. Neptuno en este signo se expresa con más "buena" que en su
propia dignidad.

El recorrido lento de Neptuno indica que es de gran valor desde el punto
de vista de la investigación cíclica. Millones de encarnaciones se efectúan
durante la posición de Neptuno en cualquier signo; cada grupo es como una "ola
de vida" armonizada con ciertas expresiones de conciencia cósmica. La
correlación de Urano con Neptuno a este respecto es de valor particular.
Considere lo siguiente: Hubo un evento estelar de gran magnitud durante
los últimos años de! siglo XVIII – la conjunción de Urano con Neptuno en el
signo de Sagitario. Nacieron nuevos conceptos, nuevos ideales, nuevas visiones
-y fueron proyectadas nuevas profecías de una humanidad liberada en el
esquema humano de las cosas. Hubo revoluciones, lo viejo fue sacudido por
golpes de efecto disgregador. Esta conjunción pasó a Capricornio en los
primeros años del siglo XIX. Las enseñanzas metafísicas fueron dadas al público
y nuevos conceptos del arte y la moralidad fueron promulgados.
Esta activación por Urano y Neptuno fue de la naturaleza de una
"lunación cósmica" – el dinámico Urano y el espiritualizante Neptuno
proporcionaron un "nuevo nacimiento" a toda la raza humana.

Elman Bacher