Entradas populares

sábado, 27 de mayo de 2017

PATRONES DE NEPTUNO - LA DUODÉCIMA CASA (parte 3)







La casa duodécima del horóscopo forma el patrón de experiencia esencial
de la vibración y función de Neptuno. Cuando consideramos una rueda en
blanco vemos que esta casa está colocada al final de un ciclo de desarrollo;
como la Vida es un proceso continuo por encarnaciones, esta casa además "tiene
asiento detrás de la primera casa". (La primera casa es por supuesto, el primer
aliento de la siguiente fase o ciclo, de progresión. En este "asiento" se puede
tomar la duodécima casa como el símbolo de la "carga de pecado" que el viajero
debe cargar por un tiempo mientras sigue su jornada por el Sendero. La
redención de este "pecado" es lo que impele a la persona a reencarnar otra vez
para un nuevo ciclo de experiencia. La duodécima casa es el símbolo astrológico
de la frase bíblica "pecado original"; cada persona trae la memoria de su propio
pecado -o falta de regeneración- de su existencia previa. En relación con la
rueda en conjunto la duodécima casa representa el "residuo acumulado" de un
ciclo de experiencia; en relación con la primera casa, representa la esencia de lo
que está aún por regenerarse mediante el ajuste de la conciencia individual a la
Cósmica - a través de la experiencia subsiguiente.
Nosotros utilizamos durante cualquier encarnación particular, las
vibraciones planetarias como "instrumentos" para nuestro desarrollo. Los
aspectos planetarios de fricción representan nuestras lecciones necesitadas en el
uso - de nuestras facultades - ellas son el medio de la vida para "alertarnos" a las
necesidades para el desarrollo. La duodécima casa indica esencialmente lo que
nosotros fuimos como personalidades en el pasado. Nos relata la historia de
cómo consideramos la vida la vez anterior y hasta qué punto tratamos
subconscientemente de vivir esta encarnación en las condiciones de lo que
fuimos en el pasado. Este cuadro, cuando la duodécima casa está ocupada o su
regente "atado" por aspectos de fricción o aspectos gravitacionales, puede
tomarse como una pista explicativa de la forma en que mucha gente tiende a
vivir en sentido de retroceso.
Ellos pasan por las fases físicas progresivas de la niñez, la adolescencia y
la madurez, como todos los demás, pero las intensas imágenes de la memoria del
pasado les hacen casi imposible expresarse y comprender sus experiencias en el
sentido de lo que está representado por su signo Ascendente - el presente.
Consideramos desde ese punto de vista, los diferentes tipos de patrones del
Ascendente en la duodécima casa para su aplicación a los diferentes horóscopos.
PATRON I: El mismo signo de la duodécima cúspide y el Ascendente; el
signo subsiguiente en la segunda cúspide. Esto es análogo a dejar al estudiante
en el mismo grado en la escuela.
Significa que la persona está continuando en esta encarnación una fase de
experiencia relacionada directamente con su punto de vista del pasado; sugiere
que la persona estuvo desencarnada por un tiempo relativamente corto - ella
vuelve exactamente a lo que era; se convierte en su propio enemigo secreto
según el grado de aflicción del regente del mapa- puesto que ese planeta rige
también su duodécima casa; por medio de este patrón la Vida le dice a la
persona: "Te daré otra oportunidad para hacer el bien".
PATRON II: Es lo mismo que el Patrón I excepto que el signo
subsiguiente está interceptado en la primera casa: Esto sugiere que la persona ha
estado fuera de encarnación por un tiempo más largo que el usual; ella necesita
establecer su vínculo con las condiciones del pasado, viviendo parte de esta
encarnación en concepto del pasado para hacerse consciente por la experiencia
objetiva de sus potencialidades para la propia ruina y así reconocer su necesidad
de regeneración y "reorientación"; el signo interceptado en la primera casa es el
compañero de viaje que se ha ido adelante, pero que espera tranquilamente a
orillas del camino para que la persona del Ascendente lo alcance. Cuando las
experiencias que reflejan conciencia de la vida pasada han sido experimentadas
y la persona conducida a una aparente detención en su desarrollo, la conciencia
del signo interceptado es traída a la atención de la persona para ponerla alerta de
la progresión; el signo interceptado exclama: "¡Hola - me alegro que por fin me
hayas encontrado; dame la mano y vámonos!" Si se encuentra un planeta en el
signo interceptado estudie cuidadosamente su cualidad y aspecto; puesto que los
"planetas son gente" este planeta describirá el tipo de gente que reflejará las
cualidades de "progresión" de la persona. Este patrón "promete progreso" en
esta encarnación - la "atracción del pasado" puede ser trascendida; si el signo
interceptado no está ocupado, su regente por posición y aspecto, servirá para
describir al "compañero que espera adelante".
PATRON III: La duodécima casa conteniendo un signo interceptado: Una
combinación muy compleja de "memorias"; planetas en cualquiera de los dos
signos de la duodécima casa objetivarán las condiciones pasadas; según la
intensidad de sus aspectos de fricción o de gravitación la persona afrontará a
través de la experiencia del dolor sus "flores del mal"- las semillas de las cuales
pueden haber sido sembradas aún antes de la última encarnación. Este patrón es
"pago vencido y no satisfecho"; es de la naturaleza de una "notificación de
desahucio" la cuenta Irredimida en esta encarnación tiene que ser saldada en un
ciclo futuro de experiencia.
PATRON VI: El mismo signo en las cúspides undécima y duodécima:
Esto, en cualquier "nivel de la espiral", eslabona la potencialidad para la propia
ruina secreta con las áreas de conciencia irredimidas concernientes a la relación
en general.
La casa undécima en relación a un ciclo es el punto culminante de la
conciencia de relación; nosotros la llamamos la "casa de los amigos" porque la
amistad es la esencia del Amor destilado a través del cumplimiento de toda
experiencia de relación en un ciclo dado. Los aspecto" irredimidos al regente
planetario de estas casas -o si no está afligido, a su "dispositor" planetario
indican cómo tiende la persona a "bloquearse a sí misma" en la conciencia de los
patrones de relación fraternal, paternal o maternal, y marital revelará el tipo de
experiencia que más necesita la persona para trabajar en el cumplimiento de su
ciclo por el Amor. Este patrón es también de la naturaleza del "día de pago",
puesto que la undécima casa es un punto culminante en el ciclo.
PATRON V: Aspecto afligido al regente de la duodécima casa - sin
intercepciones: Indica por qué, qué, cómo, y a través de quién la persona expresa
su pasado irredimido en términos de la marcha progresiva de esta encarnación;
esto es una "advertencia del pasado" y el estímulo fuerte y crítico del planeta
puede "atraer al nativo a su inconsciente", pero la regeneración del patrón por
los elementos constructivos en el mapa aseguran la progresión directa.
PATRON VI: Un planeta en la duodécima casa, pero en el signo
Ascendente: Este es el patrón de la más pura marcha progresiva de todos los
patrones de la casa duodécima. Hay algo "secreto" acerca de la expresión
ambiental de este planeta, pero debido a su posición en el signo Ascendente la
persona tiende a expresar la vibración automáticamente en términos de la
conciencia de su personalidad presente. Las fuerzas no regeneradas que actúan
sobre o a través de este planeta pueden por supuesto ser "reorientadas" en el
concepto del bien esencial propio del planeta; otro medio de "reorientación" está
asegurado por la cualidad regeneradora o aspectos del regente del mapa en tanto
que él "disposita" al planeta de la duodécima casa y es el foco para la expresión
y el cumplimiento de la personalidad en esta encarnación. Los aspectos afligidos
del planeta de la duodécima casa y los patrones de aflicciones relacionados con
la casa que él rige indican condiciones y relaciones de las cuales la persona trata
de pensar subconscientemente como "enemigos" porque enfocados a través de
su signo Ascendente, ellos "retan su progresión"; ella tiene que utilizar los
poderes vibratorios de su actual Ascendente para redimir o transmutar esas
condiciones.
PATRON VII: La primera casa desocupada, el regente del horóscopo en
la duodécima casa y en el signo de la duodécima: Los aspectos afligidos al
regente en este patrón representan ajustes kármicos pendientes de hacerse a
través de condiciones ambientales de limitación y reclusión; los aspectos
regeneradores indican las potencialidades para el florecimiento de las cualidades
de la personalidad en trabajos o actividades relacionados con los enfermos 6o
reclusos o los "general-mente infortunados"; es una adhesión al pasado - la
persona no está preparada aún para establecer una expresión de la personalidad
en la marcha progresiva; semejante persona parece haber nacido "antes de sus
contemporáneos" - ella no es "moderna" en sus puntos de vista.
Ciertas elaboraciones de este patrón pueden indicar que la persona siendo
muy agraciada en alguna forma exprese en el mundo moderno "algo maravilloso
de una época pasada" - ella vive en el mundo de "ahora", pero simboliza el
mundo de aquel "entonces".

Elman Bacher

martes, 9 de mayo de 2017

NEPTUNO - PRINCIPIO DE LA INSTRUMENTACIÓN parte II






La Inquisición Española puede estudiarse brevemente en este punto ya
que la organización fue un "instrumento" de la "Madre Iglesia". Indudablemente
hubo muchos miembros de la Inquisición que apasionada y sinceramente
perpetraron ultrajes contra herejes, siendo motivados por esfuerzos idealistas
que expresar "gloria a Dios' como su Iglesia lo interpretaba. Los actos de
heroísmo, de sacrificio propio y lealtad que ellos cometieron apuntan hacia una
fe inconmovible en su concepto de rectitud espiritual. Los medios usados
deberán responderse en encarnaciones subsiguientes; pero no hay duda que la
devoción sincera a un ideal edifica Magia Blanca en los planos internos. La
perversión extrema de la vibración de Neptuno es cuando una idealidad fingida
se utiliza deliberadamente para el engrandecimiento y la glorificación propios y
el dominio de la mente y cuerpo de otra persona. Esto es ilusión enmascarando
la ilusión, corrupción de la corrupción, la mentira mintiéndose a sí misma.
Cuando se ha comenzado la regeneración y los patrones Neptunianos del pasado
están listos para la redención. los nativos son "arrastrados a las circunstancias
más difíciles de controlar". Ellos son inducidos sutilmente hacia hábitos que los
destruyen; piden pan y reciben piedras; si asumen amorosamente cualquier
responsabilidad - ésta se convierte en una abrumadora carga de la cual jamás se
librarán en esta vida; ellos buscan la iluminación espiritual y obtienen una
especie de magia negra que los arruina; ellos tienen impulsos creadores intensos
y sus esfuerzos para la expresión propia son frustrados a cada instante; ellos
están dotados de atracciones físicas extraordinarias y nunca encuentran la
realización del amor que ellos buscan sobre todas las demás cosas. En todos
estos casos, el logro del Ideal elude para siempre a la persona sufrida con la
concomitante tentación de hundirse en niveles negativos de cinismo, ira y furia
irremediable contra la Vida que ellos empiezan a considerar como algo que ya
no pueden resistir y de lo cual deben escapar.

Neptuno negativo es la "huída de la realidad" a través de la bebida, las
drogas, la indolencia, la perversión y el suicidio. La "huída de la realidad" es el
intento de escaparse de la presión de la Voz Interna que es la Realidad del
nativo; él no puede encarar sus fracasos pasados para vivir espiritualmente.
Neptuno afligido en el horóscopo debe estudiarse como una indicación kármica
que el Principio ha sido pervertido en el pasado.

Las personas que tratan de una manera o de otra de escapar a sus
problemas, lo hacen sólo por que no están conscientes del principio que está
trabajando para su desarrollo. En el pasado ellas se han cegado a la "conciencia
del Principio" por enmascarar deliberadamente su propia verdad. Neptuno opera
de acuerdo con la Causa y Efecto objetiva y subjetivamente en estos casos:
Empañando las vidas de las personas con ilusiones por que la ilusión ha sido
perpetrada.

Puesto que el Neptuno de cada persona es activado en alguna forma
periódicamente, es de valor para el astroanalista aprender algo de la experiencia
y reacciones de la persona en esos períodos. Un individuo que hasta cierto punto
"vive con su Neptuno", recordará momentos de intensa inspiración y exaltación;
él se referirá a una persona de desarrollo elevado e inclinación espiritual a quien
conoció o a una experiencia de iluminación artística. Las personas que no están
familiarizadas con Neptuno pueden recordar experiencias que les causaron una
desdicha considerable. Ellas colocaban las cosas fuera de Jugar y se les perdían;
los asuntos materiales aparecían caóticos y confusos; ocurrían y se decían cosas
cuyas causas no podían determinarse; las relaciones tomaban un aspecto
extravagante y eran reveladas cosas insospechadas: En los planos más sutiles de
experiencia se despertaban extrañas emociones perturbadoras; pueden haberse
sentido deseos complejos y éxtasis peculiares; la fuerza de voluntad y el
propósito, parecían disolverse en sentimientos insólitos de languidez e
indiferencia; fantasías semejantes al trance y sueños fantásticos pueden haber
sido experimentados.

Las personas cuyos mapas llevan un énfasis intenso del elemento Tierra o
la Vibración de Saturno pueden experimentar en sus activaciones de Neptuno
algo verdaderamente atemorizante : La expresión material de la vida parece
volverse fluídica y las perspectivas aparecen todas fuera de foco, Esto es
Neptuno recordándoles la impermanencia del plano físico; puede aparecer como
una aberración temporaria, pero realmente es sólo un cambio momentáneo
de conciencia a un plano más sutil.

La cualidad de "hiper-pasividad" describe claramente la "personalidad" de
Neptuno y como tal acentúa de manera pronunciada, las potencialidades
receptivas, femeninas, del mapa. El signo de regencia de Neptuno, Piscis, es del
elemento agua y de la cruz común - el más puramente impresionable de todo el
zodiaco.

Como la función de Neptuno es la canalización debemos dar estudio
cuidadoso a los patrones irredimidos de los planetas que aspectan a Neptuno en
el mapa aun si Neptuno mismo está sin aflicción. Esto es importante porque
aunque el "canal" sea eficiente en función, nosotros debemos comprender la
cualidad de "lo que viene a través de este canal". Una persona naturalmente
dotada de sensibilidad psíquica o de una alta potencialidad para el idealismo y la
devoción puede en sus expresiones no regeneradas hacerse receptiva a toda
forma de influencias perversas o destructivas. Así, inundada por olas de
afluencia de los planos astrales, ella puede sojuzgar su corazón, su mente y su
conciencia a medios que no son ni meritorios ni dadores de salud.
Neptuno mismo sin aflicción en el mapa es una potencialidad para la
transmutación por medio de la Idealidad - esto es, por medio del ejercicio de la
oración, viviendo la devoción a ideales elevados que son expresiones del
Principio dador de vida, la purificación del organismo entero a través de la
regeneración de la salud física y la respuesta al poder terapéutico de la música o
el arte en general.

Neptuno es el regente de la duodécima casa del horóscopo "natural" o
"cósmico"; sus vibraciones transmiten una condición de alguna u otra clase de la
casa duodécima a la casa que tiene a Piscis en su cúspide - o que está influida
principalmente por ese signo. Planetas en Piscis - "dispositados" por Neptuno -
son "potencialidades para el desenvolvimiento de Conciencia Cósmica a través
de la redención de karma por el Idealismo"; aspectos de fricción a planetas de
Piscis indican los ajustes anímicos necesitados, La casa que contiene a Neptuno
encierra el secreto de cómo expresa usted la conciencia cósmica, y
particularmente a través de qué patrones de experiencia; hacia qué fines es usted
utilizado por las fuerzas espirituales o astrales; la fuente de su conciencia de "el
cielo en la tierra"; la fuente principal ambiental de su inspiración; el punto donde
usted se somete más fácilmente a su (concepto de) la voluntad de Dios; su
trascendencia de la separatividad y su instrumentación para la verdad.

Elman Bacher